Mantenimiento de coches antiguos

15 octubre, 2018 Desactivado Por andres

Cualquier objeto  puede ser considerado una pertenencia, pero al referirnos a los vehículos las cosas cambian. Un coche puede convertirse en uno más de la familia, es lo que usualmente ocurre con los que pasan la mayor parte del día en ellos, conviviendo y coleccionando anécdotas en las que el coche ha llegado a ser incluso protagonista. Todos estos factores pueden hacer que se conserve el vehículo y pase de una generación a otra.

Por ello, no es de extrañarse que aun veamos por las calles circulando a auténticos clásicos. No es nada fácil hacer que estas joyas posiblemente de hace 20 o 30 años atrás sigan siendo lo que fueron, pero no es un imposible. Dándoles su respectivo mantenimiento, además del buen uso, pueden seguir ofreciéndole a sus dueños muchas satisfacciones y cubrir sus necesidades de movilización.

El mantenimiento de estos requiere continuidad, quizás más que si fuera un coche moderno, puesto que, por ejemplo, el desgaste de una de sus piezas o fin de su ciclo útil de vida puede resultar un auténtico caos, al no poderla encontrar por descontinuada. Por otra parte, hay una ventaja y es que sus mecanismos son menos complejos que los actuales, aparte de que hay mucha más experiencia en ellos a nivel técnico.

Recomendaciones para el uso de vehículos clásicos

  • Esté atento al tablero para detectar a tiempo cualquier testigo luminoso que se encienda. Es importante identificar a cuál componente se refiere y la posibilidad de seguir o no rodando.
  • El motor debe ser revisado anualmente, cada parte que lo compone, para así evitar daños que sean de importancia. Lo recomendable es que sea realizado por un mecánico con experiencia en el tema y que sea de confianza.
  • Según el uso del vehículo, cambie tanto el filtro como el aceite regularmente. Ello aumentará la durabilidad del motor, pues las consecuencias de no hacerlo son muy perjudiciales.
  • Verifique el sistema de frenado, sobre todo, si se presentan ruidos extraños o se degrada la efectividad de los mismos, lo que se hace evidente cuando el pedal necesita ser empujado de más, para que pueda frenar.
  • El líquido de refrigeración y el resto de los fluidos deben medirse regularmente.
  • Mantenga siempre los rodamientos limpios y engrasados.
  • Para evitar la acumulación de polvo, barro y sucio, lave el coche cada 2 o 3 semanas.

Cabe la posibilidad que, aun con los cuidados adecuados, el motor de su amado coche no pueda continuar. Ante ello, las posibilidades son cambiar el motor o el coche, y, esta última, raras veces es factible. Para ahorrarse la pena y el presupuesto, visite www.motoresdesegundamano.es donde encontrará calidad al mejor precio.